La Elegibilidad de un Paciente

Montgomery Hospice y Prince George’s Hospice puede ayudar a los pacientes con cualquier enfermedad, incluyendo cáncer, demencia, enfermedad cardíaca y otras.

Un requisito de admisión al programa de cuidados de hospice incluye una certificación de enfermedad terminal. Este documento, firmado por el médico del paciente junto con el director médico del programa de cuidados de hospice, establece que la esperanza de vida del paciente es de seis meses o menos, en caso de que la enfermedad terminal siga su curso normal.

La determinación de la esperanza de vida, o pronóstico, puede ser muy difícil. Un paciente puede ser elegible para recibir cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Deterioro físico, aumento en la dependencia con actividades de la vida diaria (ADL) o Actividades instrumentales de la vida diaria (IADL)
  • Pérdida de peso repentina e inesperada
  • Decreased oral intake; related to worsening debility and/or dysphasia
  • Reducción en el consumo oral; relacionado con intensificación de la debilidad o disfasia
  • Varias condiciones médicas comórbidas
  • Infecciones frecuentes o recurrentes; infección de las vías urinarias, neumonía
  • Enfermedad avanzada por la que el paciente rechaza la atención agresiva

Los criterios específicos de la enfermedad de la página Indicadores de la etapa terminal dan directrices generales para profesionales médicos como ayuda para determinar la elegibilidad de un paciente para estar en un programa de cuidados hospice.

También descargue el documento Core Indicators (Indicadores fundamentales) en formato PDF.

Línea directa de remisión de admisiones: 301-637-1888(8:30 a. m. a 4:30 p. m., los 7 días de la semana)
O llame al teléfono 301-921-4400301-921-4400 a cualquier hora, cualquier día.

Más información sobre enfermedades específicas:

Un paciente con enfermedad cardíaca puede ser elegible para los cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Dificultad para respirar en reposo, incluso sin esfuerzo
  • Dificultad para realizar las tareas diarias (debido a la retención de líquidos, dificultad para respirar o debilidad generalizada)
  • Tomar varios medicamentos para la presión arterial alta y la retención de líquidos, pero no funcionan bien
  • Problemas con el ritmo cardíaco (tiene o no tiene un marcapasos o un desfibrilador interno)

Un paciente con enfermedad pulmonar puede ser elegible para los cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Dificultad para respirar en reposo, incluso sin esfuerzo
  • Dificultad para realizar las tareas diarias (debido a la dificultad para respirar o debilidad generalizada)
  • Infecciones pulmonares frecuentes
  • Está tomando varios medicamentos para respirar que no parecen funcionar bien

Un paciente con enfermedad renal puede ser elegible para los cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Mala función renal por la que necesita diálisis
  • Incapacidad para recibir diálisis o trasplante de riñón
  • Disminución de la cantidad que orina
  • Hinchazón/retención de líquidos
  • Cambios mentales (confusión, náuseas) con picazón constante
  • Dificultad para realizar las tareas diarias debido a la debilidad generalizada

Un paciente con demencia puede ser elegible para los cuidados hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Incontinencia de intestino y vejiga
  • Habla de menos de 6 palabras diferentes por día
  • Dependencia de otros para actividades de la vida diaria (vestirse/bañarse/arreglarse)
  • Incapacidad para sentarse o sostener la cabeza derecha sin ayuda
  • Incapacidad para caminar sin ayuda
  • Infecciones frecuentes
  • Pérdida de peso

Un paciente con ALS puede ser elegible para los cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Problemas para respirar incluso en reposo, con oxígeno
  • El paciente/la familia rechaza los medios artificiales de cuidado respiratorio (ventilador)
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para realizar las tareas diarias (debido a la dificultad para respirar o debilidad generalizada)
  • Pérdida de peso
  • Infecciones o heridas frecuentes
  • El paciente/la familia rechaza la nutrición artificial (alimentación por sonda)

Un paciente con VIH/SIDA puede ser elegible para recibir cuidados de hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • La terapia antirretroviral ya no es eficaz
  • Carga de CD4 muy baja o carga viral muy alta
  • Infecciones o heridas frecuentes
  • Cambios mentales (confusión, mal juicio, disminución de la coordinación)
  • Dificultad para manejar las actividades de la vida diaria (vestirse/bañarse/arreglarse)

Un paciente con cáncer puede ser elegible para recibir cuidados hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • El cáncer se propaga a otros órganos del cuerpo
  • Síntomas no controlados asociados con el cáncer (como dolor o náuseas)
  • La quimioterapia o la radioterapia ya no son eficaces o no son una opción
  • Pérdida de peso
  • Dificultad para manejar las actividades de la vida diaria (vestirse/bañarse/arreglarse)
  • Infecciones frecuentes
  • El paciente/la familia decide no seguir con el tratamiento agresivo

Un paciente con enfermedad hepática puede ser elegible para los cuidados hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Cirrosis, no es candidato para un trasplante de órgano
  • Sangrado frecuente y difícil de controlar
  • La hinchazón abdominal que no mejora con medicamentos
  • Infecciones
  • Cambios mentales (confusión, falta de juicio, agitación)
  • Dificultad para realizar las tareas diarias debido a la debilidad generalizada

Un paciente que ha sufrido un derrame o está en coma puede ser elegible para recibir cuidados hospice si tiene uno o más de estos síntomas:

  • Coma o “estado vegetativo persistente” durante más de 3 días
  • Incapacidad para comer/beber para mantener la vida
  • Dependencia de otros para actividades de la vida diaria (vestirse/bañarse/arreglarse)